martes, 9 de noviembre de 2010

España y sus autonomías. Ángel Rafael Martínez Alarcón

Inicio » Revista Transición » 2001 » 34 - Federalismo y Autonomías


España y sus autonomías.

 Ángel Rafael Martínez Alarcón

Abril del 2001

En esa España quedó totalmente prohibida cualquier huella de nacionalismo, como el uso y difusión de las lenguas. Los gérmenes de las más diversas nacionalidades estaban restringidos al ámbito familiar. En el bogar, lenguas como el catalán, vasco, gallego, etc. Estuvieron sobreviviendo basta resucitar plenamente bajo el amparo de la Constitución de 1978. El cantautor catalán Joan Manuel Serrat 10 años atrás fue proscrito por el delito de haber cantado en catalán; incluso los vascos no podían bautizar a sus hijos con nombre en eusquera.



"...volvía a Madrid como quien viaja a su propia infancia y que en algún rincón de Madrid se reencontraría con Carmen, la única mujer que le había definido la palabra amor...". Jorge F. Hernández, 2000. La Emperatriz de Lavapiés, Alfaguara.



España y sus autonomías

Ángel Rafael Martínez Alarcón *



Según la historia oficial que conocemos, cuando a finales del siglo XV Isabel de Castilla y Fernando de Aragón contraen nupcias se convierten en los pilares para la unificación de los distintos reinos que existían en la península ibérica. Para el año de 1492, dos importantes acontecimientos conforman la fuerza de la unión entre Castilla y Aragón, primero la caída y expulsión del último reducto de la dominación árabe que por espacio de 800 años estuvo en el territorio ibérico y, segundo, el apoyo a la empresa de Cristóbal Colón, de abrir nuevas rutas para llegar a las Indias, pero descubrió un Nuevo Mundo, llamado América.



Por espacio de 500 años, se enseñó que España era una sola, como también su lengua y su religión. Para el historiador inglés Henry Kamen, España alguna vez fue testigo de la tolerancia entre las tres grandes religiones monoteístas; judíos, cristianos y musulmanes habitaron ese territorio sin mayores conflictos. Muy poco se habla de las distintas Españas con sus propias historias.



En Hispanoamérica o América Latina -nombre este último que fue acuñado por los franceses del siglo XIX-, todos los españoles son designados como gallegos, sin distinguir ninguna de las más diversas procedencias de este ir y venir entre América y España. Hasta hoy en día les seguimos llamando gallegos, porque la emigración que expulsó Galicia ante una crisis económica que sufrió aquella región, fue una de las más grandes de finales del siglo XIX. Era más fácil emigrar hacia América que al interior de España; venir a "hacer las Américas" representaba todo un mundo de sueños realizados por medio de su trabajo. La diáspora gallega hasta la Luna, como canta una canción popular -"Hay un gallego en la Luna"-.



La vida democrática de la Segunda República Española fue interrumpida por las armas en julio de 1936, cuando el general gallego Francisco Franco (1892-1975) encabezó un golpe de estado al orden constitucional iniciado el 14 de abril de 1931 por la fuerza del voto.



E1 proyecto nacionalista del generalísimo de los ejércitos y jefe del Estado, entre otros objetivos era rescatar a España de la amenaza soviética, así como también `reconstruir esa España imperial iniciada por los Reyes Católicos, y que en 1898, entró en una crisis por la pérdida de las últimas colonias en América: Cuba y Puerto Rico, poniendo fin al Estado español iniciado en 1492.



La España del caudillo fue una sola, sin libertades democráticas, de la que muchos republicanos tuvieron que exiliarse y en la que otros obtuvieron la paz del sepulcro. España se cerró al mundo; millones de españoles que quedaron ahí fueron los constructores de la España que ahora disfrutan sus nietos, ya sin privaciones económicas ni un estado dictatorial. El dictador contó con la colaboración y beneplácito de la jerarquía de la iglesia católica española.



En esa España quedó totalmente prohibida cualquier huella de nacionalismo, como el uso y difusión de las lenguas. Los gérmenes de las más diversas nacionalidades estaban restringidos al ámbito familiar, ahí en el hogar, lenguas como el catalán, el vasco, el gallego, etc. estuvieron sobreviviendo hasta resucitar plenamente bajo el amparo de la Constitución de 1978. Diez años atrás el cantautor catalán Joan Manuel Serrat fue proscrito por el delito de haber cantado en catalán y los vascos no podían bautizar a sus hijos con un nombre en eusquera.



Hace 25 años, el 20 de noviembre de 1975, después de una larga agonía fallece el dictador. España volvió a la vida democrática con una ejemplar transacción entre vencidos y vencedores de la Guerra Civil, logrando negociar y construir otra España. Ahí está el pacto de la Moncloa, pero más significativa fue sin duda la redacción de la Constitución de 1978, donde encontramos en su artículo segundo, el derecho, garantía y reconocimiento de las autonomías que conforman el Estado español actual.



El texto constitucional aprobado a finales de 1978 detalla cuidadosamente las competencias de las autonomías, entre ellas está la organización de las instituciones y los autogobiernos, la ordenación territorial de los términos municipales, las obras públicas, los ferrocarriles, las carreteras, los puertos, aeropuertos, la pesca, la caza, la agricultura, el fomento al desarrollo, la educación con todas sus competencias, la promoción del turismo principal fuente de ingreso al Estado español desde tiempos de la dictadura, la asistencia social, la sanidad; en los artículos 137 al 158 de la Constitución Española encontramos todo lo relativo a las autonomías.



La división de las autonomías es la siguiente:

Andalucía y sus provincias: Almería, Cádiz, Córdoba, Granada, Huelva, Jaén, Málaga, Sevilla.



Aragón, con la siguientes provincias: Huesca, Teruel, Zaragoza.



Principado de Austurias, con una sola provincia, Oviedo.



Baleares, también con una única provincia de Baleares.



Las Islas Canarias, con las siguientes provincias: Las Palmas y Santa Cruz de Tenerife.



Castilla-La Mancha: Albacete, Ciudad Real, Cuenca, Guadalajara, Toledo.



Castilla León: Avila, Burgos, León, Palencia, Salamanca, Segovia, Soria, Valladolid, Zamora.



Generalitat de Catalunya: Barcelona, Girona, Lleida, Tarragona.



Extremadura, en la cuna de los conquistadores de América, conforman la Comunidad Autonómica las provincias de Badajoz y Cáceres.



Galicia: La Coruña, Lugo, Orense, Pontevedra.



Madrid.



Murcia: Murcia



Navarra: Navarra



La Rioja.



Generalitat Valenciana: Alicante, Castellón y Valencia.



País Vasco: Alava, Guipúzcoa y Vizcaya.



Ceuta y Melilla son las últimas posiciones en el norte del Africa.



Cada una de las anteriores autonomías tienen garantizados constitucionalmente el uso de su lengua como también de una bandera.



Son ahora muy pocos los factores que pueden unificar a los habitantes del Estado español, primero está la Casa Real, la Constitución, la religión y el futbol. Catalunya y el País Vasco están solicitando participar con sus propios equipos en los próximos juegos olímpicos sin ir bajo la bandera española. Santiago Apóstol y la Virgen del Pilar ya no son los patrones religiosos de toda España, sino de Galicia, el primero y la segunda, de Aragón. Cada autonomía tiene su Santo Patrón. Sin exponer aquí el gran debate de la enseñanza de la historia en cada una de las autonomías, donde los castellanos sólo tienen una mínima participación en la formación del Estado español.



El gabinete del gobierno que encabeza José María Aznar López, en su segundo mandato, hasta finales de febrero de 2001 lo conformaban como ministro del Interior, Jaime Mayor Oreja, vasco y actual candidato a Lendakari del País Vasco, por el Partido Popular; el primer vicepresidente es Mariano Rajoy, procedente de Galicia, y ministro de Relaciones Exteriores4Josphie Pique de Cataluya; el propio José María Aznar proviene de la Castilla-León; la presidenta del senado Esperanza Aguirre, de la Comunidad Autonómica de Madrid, por citar un ejemplo. Las autonomías son un ejercicio pleno de la democracia española, en el marco de una Constitución.



Cuando estoy terminando estas líneas, me llega vía internet la revista Memoria núm. 142, correspondiente al mes de diciembre del año 2000; el número monográfico está dedicado al tema arriba tratado. Presento el índice de dicha publicación: Made in Europe. Nacionalismo y reacción en España. Jesús Gómez.- ETA, Petxo Idoyaga.- Euskadi y la izquierda. Roberto Laxe y Teo Navarro.- Euzkadi: una reflexión desde la izquierda. Jesús María Puente González, Ernesto Gómez de la Hera, Javier Merino Pacheco y Alfredo García Blanco.- La construcción social de Galicia. Antecedentes y consecuencias. Alberto Saco y Agueda Gómez.Galicia: autogobierno y desarrollo. Ramón Maíz y Antonio Losada.- América Latina en la política exterior de España a la luz del segundo gobierno de José María Aznar. Marcos Roitman y Antonio Losada. La dirección es: http://memoria.com.mx/142/index.htm.



* Maestro en Historia de América Latina, por la Universidad Complutense de Madrid. E-mail: yazaret81@yahoo.es


http://www.cetrade.org/v2/revista-transicion/2001/34-federalismo-autonomias/espana-sus-autonomias-angel-rafael-martinez-alarcon

Tags:

0 Responses to “España y sus autonomías. Ángel Rafael Martínez Alarcón”

Publicar un comentario

X SIMPOSIUM XALAPA EN EL MARCO DEL 700 ANIVERSARIO DE SU FUNDACIÓN COMO NUCLEO POBLACIONAL.

Subscribe

Donec sed odio dui. Duis mollis, est non commodo luctus, nisi erat porttitor ligula, eget lacinia odio. Duis mollis

© 2015 Ángel Rafael MARTINEZ ALARCÓN. Todos los derechos reservados.
Designed by SpicyTricks